El diario "Le Monde" y el canal de noticias "BFMTV" dejarán de publicar fotos de los autores de ataques terroristas "para evitar posibles efectos de glorificación póstuma", anunciaron hoy ambos medios franceses.

El director de "Le Monde", Jerome Fenoglio, explicó en un editorial publicado hoy que desde el surgimiento de la organización del Estado Islámico (EI), la cabecera modificó en varias ocasiones su forma de comunicar, y en concreto dejó de publicar imágenes de sus documentos de propaganda o reivindicación.

"Tras el ataque de Niza, ya no vamos a publicar más fotografías de los autores de matanzas para evitar posibles efectos de glorificación póstuma", afirmó Fenoglio, al tiempo que señaló que el diario está reconsiderando otras de sus prácticas.

"Frente a la acumulación de ataques en Francia, no queremos crear una galería de imágenes de terroristas", anunció por su parte el director adjunto de redacción de "BFMTV" (el canal de sólo noticias más prestigioso de Francia), Alexis Delahouse.

"Detenemos así la publicación de sus fotos, lo que no impedirá realizar un trabajo de investigación de fondo sobre su perfil e historial", agregó.

"La única excepción a este principio son los avisos de búsqueda y captura difundidos por las fuerzas del orden y que pueden ayudar a los investigadores", puntualizó Delahousse.

Según varios especialistas, ya es tiempo de poner fin a la mediatización del terror. “Los que cometen estos actos (terroristas) quieren ser reconocidos, buscan una gloria planetaria cuanto más grande como sanguinaria", observa el psicoanalista Fehti Benslama, profesor de psicopatología en la Universidad de Paris-Diderot y especialista en radicalización, señala en entrevista con Radio Francia Internacional.

Benslama, quien también es miembro de la Academia Tunecina, afirma que la mediatización " es uno de los mecanismos que llevan a individuos anónimos, pequeños delincuentes en muchos casos, que se consideran ellos mismos insignificantes, a convertirse en el centro de atención de todo un país, y así acceder a la fama mundial, y a convertirse en héroes para la ideología a la que pertenecen”.

La medida llega 24 horas después de la toma de rehenes por dos yihadistas en una iglesia en Normandía, que se cobró la vida de un cura, y 14 días después de que un hombre arrollara a una multitud de viandantes en el paseo nicense de los Ingleses, dejando 84 víctimas mortales y más de un centenar de heridos.

Poco después del atentado de Niza, se lanzó una petición oficial al Consejo Superior de lo Audiovisual francés, a través de la plataforma de recogida de firmas Change.org, para controlar la difusión de este tipo de imágenes.

La petición cuenta ya con 75.000 signatarios.

 

PUB/IAM