La próxima primera dama de EEUU, Melania Trump, no va a mudarse por ahora a la Casa Blanca, sino que permanecerá en Nueva York hasta que su hijo Barron termine el curso escolar, según confirmó el presidente electo, Donald Trump.

A Barron,  de 10 años , le quedan siete meses para terminar el año escolar en el Columbia Grammar & Preparatory School en el Upper West Side de la ciudad de Nueva York, donde la matrícula  cuesta alrededor de 44.120 dólares.

La ciudad de Nueva York tiene una de las sociedades más elitistas y de gran poder adquisitivo de Estados Unidos, es por esto que algunas de las escuelas preparatorias más prestigiosas se encuentran entre las calles de Manhattan, sobre todo en el Upper East Side.

Según declaraciones de su madre, Melania, Barron pasa mucho tiempo con ella, quien considera que la crianza del pequeño es su principal trabajo.

Con su padre, Barron comparte el gusto por jugar golf y tiempo de calidad, ya que cada tanto se van a cenar juntos solos. A pesar de su corta edad, tiene un gusto refinado y caro, como el de su padre, ya que le encanta vestir de traje y corbata, jugar al golf y apreciar el valor de productos de lujo, por lo que en casa su madre le llama a veces "Little Donald". Según Melania, es independiente y sabe bien lo que quiere.

Le gustan los aviones y los helicópteros y disfruta la construcción de enormes proyectos de ciudades y aeropuertos. Por el momento lo hace con Legos.

Aunque no tiene nanas, en el penthouse de los Trump en Manhattan Barron cuenta con un piso para él solo. Donde disfruta de un servicio de chef para cuidar su alimentación y conserjes para complacer caprichos a cualquier hora.

PUB/IAM