El presidente de México, Enrique Peña Nieto, confirmó este viernes -vía Twitter- la detención del líder del Cártel de Sinaloa, Joaquín "el Chapo" Guzmán.

La detención se habría dado en la ciudad de Los Mochis, Sinaloa, en un operativo militar esta mañana que preliminarmente dejó cinco muertos y seis heridos.

Se trata de su tercer arresto, luego de dos fugas. Guzmán se había escapado por un túnel de un penal de alta seguridad. Había sido visto en Durango y Sinaloa. Ahora está preso.

El Presidente Peña Nieto anunció la recaptura del narcotraficante líder del cártel de Sinaloa, que estaba prófugo de la justicia desde el 11 de julio pasado.

Un portavoz de la presidencia confirmó a la AFP la autenticidad del tuit presidencial, pero se negó a dar más detalles argumentando que más tarde este viernes habrá una conferencia de prensa.

Marinos mexicanos han efectuado amplios operativos en los Estados del noroeste de Sinaloa y Durango desde la espectacular fuga del capo, el 11 de julio pasado.

La noticia de su arresto se produjo después de que la Marina Armada de México informara de que cinco pistoleros murieron en un tiroteo con militares en la ciudad de Los Mochis, Sinaloa, pero no se mencionó al capo.

La fuga de Joaquín Guzmán se convirtió en una crisis de Estado para el gobierno de Peña Nieto. Temas como la corrupción, el “Estado fallido” y la violencia se afianzaron a las portadas internacionales, después de que la administración pretendió dar un giro a su imagen. El mismo Secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, había reconocido la crisis profunda que provocó la fuga, sólo comparable con la desaparición de los 43 normalistas de Ayotzinapa.