El presidente egipcio, Abdelfatah al Sisi, aseguró hoy que todos los escenarios sobre las causas del accidente del avión de Egytair, que el jueves se estrelló en el mar Mediterráneo, están abiertos y pidió a los medios de información que no hagan especulaciones.

"Es muy importante saber que no hay ninguna suposición concreta que ahora mismo nos permita determinar lo que ocurrió", dijo Al Sisi durante la inauguración de una ampliación de una fábrica de fertilizantes en la provincia de Damieta (norte).

El presidente egipcio, que mostró su pesar por lo ocurrido y que alabó a los distintos aparatos implicados en la búsqueda de los restos del avión, en el que viajaban 66 personas a bordo, pidió a los medios de información nacionales e internacionales que no adelantaran suposiciones.

"A los medios internacionales y nacionales: por favor, hasta ahora todas las suposiciones son posibles, por lo tanto, por favor, es muy importante que no hablemos y digamos que hay una suposición determinada", dijo el jefe de Estado egipcio.

El pasado jueves, el ministro de Aviación egipcio, Sharif Fathi, dijo en una rueda de prensa en El Cairo que la posibilidad de que una acción terrorista esté detrás del siniestro es más elevada que la de un fallo técnico, aunque también destacó repetidamente que era solo una "suposición" y que era pronto para llegar a conclusiones.

Según anunció hoy Al Sisi, El Ministerio de Petróleo egipcio ha enviado un submarino que puede navegar hasta 3.000 metros bajo la superficie, para participar en las labores de búsqueda de los restos del avión de Egyptair.

Al Sisi también subrayó que "en cuanto se conozcan los resultados de las investigaciones (sobre el accidente) se anunciarán de inmediato".

El presidente de la comisión egipcia que investiga el siniestro del avión de Eyptair, Ayman al Muqadem, ha asegurado que el informe preliminar sobre lo ocurrido no estará listo hasta dentro de un mes, informó hoy el diario Al Ahram.

Las operaciones de búsqueda y de recuperación de piezas en el Mediterráneo se desarrollan en un área de 65 kilómetros de radio, a 290 kilómetros de la ciudad costera egipcia de Alejandría.

La Armada egipcia ha encontrado hasta ahora restos humanos, fragmentos del avión y objetos personales de los viajeros.

En el avión, que cubría la ruta París-El Cairo, viajaban 56 pasajeros, de ellos 30 ciudadanos egipcios y 15 franceses, siete miembros de la tripulación y tres efectivos de seguridad.