"Una mujer que renuncia a la maternidad diciendo 'estoy trabajando' está en la práctica negando su feminidad. Es mi pensamiento sincero", aseguró el domingo el jefe del Estado en un encuentro de la Asociación de Mujeres y Democracia.

Erdogan afirmó que rechazar la maternidad y "las tareas del hogar" supone para la mujer "perder su libertad".

"Le falta algo y es mitad persona, no importa cuánto éxito tenga en el mundo de los negocios", afirmó el político conservador.

La Plataforma contra los asesinatos de mujeres, un grupo contra la violencia de género, ha convocado para hoy protestas en Estambul y Ankara bajo el eslogan "La mujer es mujer, es mitad sólo en tu mente".

También algunos expertos islámicos han criticado que Erdogan pidiera en su discurso que las mujeres tengan al menos tres hijos, argumentando que esa recomendación viene directamente del profeta Mahoma, ya que no hay ninguna doctrina religiosa sobre cuánta descendencia deben tener los musulmanes.

Arzu Cerkesoglu, secretaria general del sindicato izquierdista DISK, pidió a la mujeres luchar contra ese tipo de mensajes, en unas declaraciones al diario Cumhurriyet.

También destacados artistas, como la violinista Suna Kan o la escritora Inci Aral, han criticado duramente las palabras de Erdogan.

Nevsin Mengu, una popular presentadora de la emisora CNNTürk, respondió a Erdogan que el que ella tenga o no hijos no es de su incumbencia.

"No quiero (tener hijos). ¿Vas a forzarme a que sea madre? No es asunto tuyo. No es asunto de nadie", ha declarado la periodista.

No es la primera vez que Erdogan provoca con sus palabras el enfado de las mujeres. En el pasado, dijo que no es "natural" tratar a las mujeres igual que a los hombres debido a su "naturaleza delicada".

 

PUB/IAM