El millonario Donald Trump ganó este martes la primaria del Partido Republicano en el estado de Indiana, una victoria que lo deja a apenas un paso de la nominación formal para las presidenciales de noviembre.

De acuerdo con proyecciones divulgadas por redes locales de televisión, Trump consiguió una cómoda ventaja sobre el ultraconservador senador Ted Cruz y el moderado gobernador de Ohio, John Kasich.

El magnate precisa sumar 235 delegados para garantizar la candidatura presidencial a las elecciones de noviembre y evitar una difícil e impredecible negociación en la convención Republicana, prevista para julio en Cleveland.

Este martes, Trump debe llevarse por lo menos 30 de los 57 delegados de Indiana.

"Si ganamos en Indiana, esto estará terminado", había dicho Trump el lunes en un acto público.

Más que el número de delegados, la victoria de Trump representa un golpe devastador para Cruz y Kasich, que apostaron todo en una estrategia que tiene como prioridad evitar que el millonario garantice la nominación antes de la convención partidaria.

Cruz y Kasich no tienen ninguna posibilidad matemática de ganar la carrera interna por la nominación, pero ambos mantenían la esperanza de forzar una negociación en la convención.

En tanto, entre los Demócratas, la ex secretaria de Estado Hillary Clinton aparecía levemente por delante del senador Bernie Sanders, pero sin un vencedor claro.

Primarias Demócratas

El senador Bernie Sanders ganó este martes las primarias del Partido Demócrata en el estado de Indiana, un triunfo que le permite mantener vivas por ahora las ilusiones a pesar de la desventaja ante Hillary Clinton.

De acuerdo con las proyecciones de redes locales de TV, Sanders derrotó a Clinton por unos siete puntos porcentuales.

Sin embargo, como los demócratas distribuyen sus delegados de forma proporcional, el resultado no altera de forma perceptible la disputa interna en el partido.

Para revertir la avasalladora marcha de Clinton hacia la nominación, Sanders precisaba vencer de forma aplastante para hacer una diferencia en el número de delegados.

La ex secretaria de Estado necesita aproximadamente 200 delegados más en su nombre para sellar la difícil -y por momentos áspera- disputa interna contra Sanders.

En este cuadro, Clinton había dejado claro el lunes, durante un acto público, que ya estaba preparándose para un enfrentamiento con el millonario Donald Trump en la segunda y decisiva fase de la campaña.-

"No podemos dejar el legado de Obama en manos de Trump", afirmó el domingo Clinton en Detroit, en un acto de la NAACP, la histórica asociación de lucha por los derechos de los afro-estadounidenses.

PUB/SVM