Una princesa de Arabia Saudita hizo golpear a su decorador y luego lo obligó a que besara sus pies porque creía que le estaba tomando fotos.