El príncipe Harry se mostró hoy muy dispuesto a ejercer su papel de tío del primogénito de su hermano mayor William al afirmar que su misión será "que esté bien criado, que no se meta en problemas y que se divierta".

Harry ha sido sustituido en el tercer puesto de la línea de sucesión al trono británico por el príncipe George de Cambridge, el primer hijo de William -segundo heredero de la corona- y su esposa Kate.

 El príncipe George nació el pasado lunes en el hospital Saint Mary de Londres y actualmente se encuentra con sus padres en la casa familiar de Kate, en la población inglesa de Bucklebury.

Harry se refirió a su sobrino en la inauguración en Londres de una exposición sobre su organización benéfica para niños africanos Sentebale.

 Preguntado allí cuál sería su misión como tío, el menor de los hijos del príncipe Carlos respondió: "Asegurarme de que esté bien criado, que no se meta en problemas y que se divierta (...). Dejaré el resto para los padres".



Harry explicó que ya ha visto al pequeño, cuyo nombre completo es Jorge Alejandro Luis, y que estaba "llorando a pleno pulmón", como -puntualizó- "supongo que hacen todos los bebés".

 "Espero que mi hermano sepa lo cara que es mi tarifa para hacerle de canguro", bromeó.



El príncipe aseguró que su hermano está muy bien preparado para ser padre y dijo no saber a quién se parece el recién nacido: "Tiene cuatro días, así que juzgadlo vosotros. No tengo ni idea".