Las Fuerzas Armadas de Egipto difundieron hoy sábado un vídeo y fotografías que muestran por primera vez los restos hallados del avión de Egyptair, que se estrelló el jueves en el mar Mediterráneo con 66 personas a bordo.

Fragmentos del avión con la marca de la aerolínea egipcia, partes de asientos y objetos personales de los pasajeros son algunos de los restos recuperados entre ayer y hoy por las fuerzas navales egipcias.

El vídeo, de un minuto y 40 segundos de duración, comienza con imágenes de una fragata que participa en las labores de búsqueda y de una lancha aproximándose a los objetos flotantes.

A continuación, se aprecian -además de fragmentos de la aeronave- una almohada, un cinturón, un bolso y una zapatilla.

Por su parte, las fotografías, un total de cinco, incluyen restos de asientos, piezas de tela y metálicas y dos chalecos salvavidas.

Los primeros restos, entre ellos partes de cuerpos humanos, fueron descubiertos ayer a unos 290 kilómetros de la costa egipcia, al norte de la ciudad de Alejandría.

Las fuerzas navales egipcias prosiguen hoy la búsqueda en un área de 65 kilómetros de radio, según el presidente de Egyptair, Safwat Moslem, quien dijo ayer que la zona podría ampliarse si es necesario.

Más de 48 horas después de que el Airbus A-320 desapareciera de los radares se desconoce las causas de la tragedia aérea y se descarta la opción de que haya supervivientes.

En el avión, que cubría la ruta París-El Cairo, viajaban 56 pasajeros, de ellos 30 ciudadanos egipcios y 15 franceses, siete miembros de la tripulación y tres efectivos de seguridad.

Familiares de las víctimas francesas han viajado a El Cairo, un último grupo esta madrugada, para seguir de cerca el desarrollo de la búsqueda y las investigaciones.

También tiene previsto llegar hoy a la capital egipcia el ministro galo de Exteriores, Jean-Marc Ayrault, quien, tras reunirse en París con parientes de los viajeros franceses, volvió a insistir en que no se puede privilegiar ninguna hipótesis.

Las últimas novedades apuntan a que los sensores de la aeronave emitieron señales de presencia de humo en el interior justo antes del accidente, como confirmó la Oficina de Investigación y Análisis (BEA) francesa.

Ningún grupo terrorista ha reivindicado el derribo del A-320, que desapareció de los radares cuando ya llevaba entre 10 y 15 millas en el espacio aéreo egipcio, y perdió altitud a gran velocidad efectuando dos giros bruscos.