El presidente ruso, Vladimir Putin, "decidió anular" su visita a París prevista el 19 de octubre, pero dijo que se reuniría con su homólogo francés, François Hollande, cuando éste "se sienta cómodo" recibiéndolo, informó este martes el Kremlin.

"El presidente decidió anular su visita a Francia", declaró el portavoz del Kremlin, Dimitri Peskov, precisando que Vladimir Putin está "dispuesto a visitar París cuando el presidente Hollande se sienta cómodo", recibiéndolo.

La visita en Francia del presidente ruso, sobre todo de carácter privado, estaba prevista desde hacia tiempo y estaba centrada en la inauguración en París de un "centro espiritual ortodoxo ruso", que debe albergar una catedral ortodoxa.

"Pero desgraciadamente estos actos fueron retirados del programa y el presidente decidió anular su visita en Francia", dijo Peskov.

El sábado, François Hollande había declarado que "se estaba preguntando" si recibir al presidente ruso en el Elíseo, a raíz de los "crímenes de guerra" cometidos por el régimen de Bashar al Asad en Alepo, con el apoyo de la aviación rusa.

Vladimir Putin destacó sin embargo que "estaba dispuesto a visitar París cuando el presidente Hollande se sienta cómodo" al recibirle, agregó el portavoz del Kremlin.

Poco después de esta anulación, François Hollande reaccionó diciendo que estaba "dispuesto a reunirse en cualquier momento" con el dirigente ruso para "hacer avanzar la paz".

"El diálogo es necesario con Rusia pero tiene que ser firme y franco", añadió el mandatario francés ante la asamblea parlamentaria del Consejo de Europa, recordando que París y Moscú mantienen un "importante desacuerdo" sobre Siria.

La confrontación diplomática entre los occidentales y Rusia alcanzó su punto máximo el sábado por la noche en la ONU, cuando Moscú vetó la resolución francesa sobre un alto el fuego en Alepo, que contaba con el apoyo de 15 miembros del Consejo de Seguridad.

 

PUB/IAM