El presidente de Rusia, Vladimir Putin, ordenó este lunes la retirada de las fuerzas rusas que llevaban a cabo una operación de bombardeos aéreos en Siria, por considerar que han cumplido su misión.

"Creo que la tarea que nuestras fuerzas armadas y el ministerio de Defensa tenían por delante se ha cumplido totalmente, por eso ordeno al ministro de Defensa que desde mañana comience la retirada de la mayor parte de nuestras fuerzas en Siria", anunció Putin, en una reunión con responsables de Defensa y Exteriores difundida por lo medios rusos.

Tras el anuncio el presidente de Siria, Bashar el Asad, agradeció a su colega ruso la ayuda prestada en la "lucha contra el terrorismo" y la asistencia humanitaria a civiles, al ser informado por este de la decisión de retirar mañana la mayor parte de las tropas rusas de Siria.

Según informó hoy el Kremlin, Putin telefoneó a Asad, a quien comunicó la decisión y señaló que Rusia mantendrá en Siria su base aérea de Jemeim y su capacidad aérea para poder controlar el cumplimiento del alto el fuego. 

PUB/NL