El presidente ruso Vladimir Putin tildó este jueves de "histeria" las acusaciones de que Rusia estaría buscando influir en las elecciones de Estados Unidos favoreciendo al candidato republicano Donald Trump en detrimento de la demócrata Hillary Clinton.

El hombre fuerte del Kremlin, que pronunciaba un discurso sobre las relaciones internacionales ante un grupo de expertos y exdirigentes extranjeros invitados por el club Valdai en Sochi (sur), criticó largamente a Estados Unidos, país que según él utiliza los asuntos internacionales para servir sus intereses al blandir la amenaza "estúpida" de una "pseudoamenaza rusa".

"Entre los problemas míticos, imaginarios, está la histeria, no puedo llamarlo de otra manera, que se ha extendido en Estados Unidos sobre la influencia que tendría Rusia en las elecciones presidenciales", declaró Putin.

"Se podría pensar que hay en Estados Unidos una multitud de problemas candentes (...) Pero visiblemente la élite no tiene nada más que decir, no tiene nada más para calmar a la sociedad, y es por tanto más fácil atraer la atención de la gente sobre los supuestos piratas informáticos, espías, agentes de influencia rusos", agregó.

"¿Piensa alguien seriamente que Rusia puede influenciar la elección del pueblo estadounidense? ¿Es Estados Unidos una república bananera o qué? Estados Unidos es una gran potencia", continuó el presidente ruso.

Washington acusó recientemente a Rusia de haber orquestado importantes pirateos informáticos para influenciar la campaña presidencial estadounidense, acusaciones que Putin ha rechazado.

Achaca al país europeo querer favorecer a Trump, quien ha pronunciado palabras elogiosas sobre Putin y ha abogado por mejorar las relaciones con él.

 

PUB/IAM