El vicepresidente electo, Mike Pence, se encargará de diseñar el traspaso de poder, que hasta ahora había sido responsabilidad del gobernador de Nueva Jersey, Chris Christie.

Las figuras que formarán parte del nuevo equipo de transición  incluyen a tres hijos del magnate neoyorquino, Ivanka, Donald Jr. y Eric, convertido en pieza central de los negocios y manejos políticos del presidente electo.

Los políticos que defendieron la candidatura de Trump desde los primeros días de campaña recibirán cargos de importancia en el equipo de transición y probablemente en el gobierno.

El ex presidente de la Cámara de Representantes Newt Gingrich podría optar a varios cargos, entre ellos secretario de Estado, al igual que el iracundo ex alcalde de Nueva York Rudy Giuliani, que podría tener un papel en Justicia, o el senador Jeff Sessions, quien podría mover los hilos del presupuesto desde la Casa Blanca.

Otro de los que tendrá un importante papel en el traspaso de poder entre la administración de Barack Obama y la de Donald Trump será Jared Kushner, magnate inmobiliario, marido de Ivanka Trump y considerado el verdadero director de la exitosa campaña del republicano.

Este domingo Trump dio los primeros pasos concretos para despejar las dudas al designar a Reince Priebus como su futuro jefe de gabinete y a Stephen Bannon como estratega jefe y consejero principal del presidente en la Casa Blanca.

-Priebus, de 44 años, es el presidente del Comité Nacional del Partido Republicano, y por ello su nombramiento es visto como un gesto de parte del nuevo presidente a la estructura partidaria, ya que una parte de los republicanos le dio la espalda en la campaña.

Priebus es considerado un dirigente partidario próximo del actual presidente de la Cámara de Representantes, Paul Ryan, uno de los más enérgicos críticos de Trump en la campaña, de forma que puede ser un puente esencial para una gobernabilidad tranquila. Se cree que Ryan podría tener un papel fundamental en encauzar la agenda legislativa del nuevo gobierno.

El jefe de gabinete es un cargo de enorme poder en Washington, casi equivalente a un primer ministro.

-En tanto, el nombramiento de Bannon está más revestido de polémica. De 62 años, procedente de la web extremista Breitbart News, que ha difundido durante meses ideas contra los judíos, las mujeres y los inmigrantes indocumentados, es visto como un empresario vocero de los sectores más a la derecha del partido republicano ( y hasta supremacista), es un feroz crítico de la dirigencia de ese partido, de forma que su convivencia con Priebus en el tope del gobierno abre diversos interrogantes.

El nombramiento de Bannon, indica que entrará en la Casa Blanca quien ha dirigido un medio próximo a la llamada Alt- right, la nueva derecha radical que agita ideologías como el antisemitismo o el supremacismo blanco.

Quedan por saber los demás cargos dentro y fuera de la Casa Blanca y alguien como Jared Kushner, el esposo de Ivanka, podría ser un actor mucho más influyente que cualquiera de los dos.

<<Estos son algunos de los nombres que más suenan para el "Equipo Trump"y las posiciones que podrían ocupar.

La ultraconservadora figura del "Tea Party", exgobernadora de Alaska y excandidata a vicepresidenta en 2008 Sarah Palin podría ser nombrada secretaria de Interior, mientras que Ben Carson, exrival de primarias de Trump, adventista y neurocirujano, suena como posible secretario de Educación o de Sanidad.

Como secretario de Seguridad Nacional las apuestas se inclinan por el alguacil del condado de Milwakee, David Clarke, un antiabortista extremo, que ha criticado las manifestaciones contra la brutalidad policial y exige mano dura contra el crimen y los indocumentados.

Para el vital puesto de secretario de Defensa, Trump podría contar con el congresista Duncan Hunter, miembro del Comité de las Fuerzas Armadas, veterano de la armada y uno de los legisladores con un historial de votos más conservador del Congreso.

Para jefe de la diplomacia estadounidense, el equipo de Trump podría inclinarse por el regreso a la primera línea de John Bolton, ex embajador estadounidense ante la ONU, o contar con el senador Bob Corker.

El Departamento del Tesoro podría caer en manos de algún banquero o ejecutivo de Wall Street.

PUB/IAM