El 8 de noviembre será un día histórico en Estados Unidos. En las elecciones generales no solo se vota quién será el próximo presidente del país