Rusia suspendió hoy el tratado con Estados Unidos sobre la reconversión de 34 toneladas de plutonio militar en combustible nuclear de uso pacífico, al considerar que Washington amenaza la estabilidad estratégica entre las dos potencias y no tiene intención de cumplir con el acuerdo.

El decreto sobre la suspensión del tratado, firmado por el presidente ruso, Vladímir Putin, fue publicado hoy en el boletín oficial del Estado.

El documento justifica la decisión por "la amenaza a la estabilidad estratégica ante las acciones hostiles de EEUU en relación a Rusia y la incapacidad de garantizar el cumplimiento de sus compromisos de reutilizar el plutonio militar".

Apunta además a la posibilidad de que Moscú recupere el material radiactivo para el uso militar "por la necesidad de adoptar medidas inmediatas para la defensa de la seguridad de la Federación de Rusia".

El tratado fue firmado hace quince años y comprometía a los dos países a reconvertir el plutonio militar empleado en la fabricación de bombas atómicas en el combustible de uso pacífico MOX, una mezcla de óxido de uranio y óxido de plutonio.

Ya en abril de este año, Putin acusó a Washington de incumplir con el tratado al renunciar a la reconversión del material radiactivo para optar por su reciclaje.

"Acordamos que ese material sería destruido de una manera industrial", mediante su reconversión, "para lo que había que construir industrias especiales. Y ahora anuncian que lo destruirán de otra manera, mediante su disolución y conservación", denunció entonces el jefe del Kremlin.

Expertos rusos han denunciado que la decisión de Washington le permite recuperar este material para su uso militar.

"La disolución y conservación no garantiza su total inutilización para uso armamentístico. Cualquier material mezclado con otro puede ser reconstruido hasta su estado inicial", escribió al respecto la publicación "Atominfó", especializada en información sobre energía nuclear.

 

PUB/IAM