Sajad Gharibi, el joven iraní de 24 años que se ha hecho famosos a través de las redes sociales en los últimos días, es el último fichaje de las tropas del régimen de Bashar Al Assad para combatir al Isis. El joven es un culturista que ha ido compartiendo sus progresos por Instagram, donde tiene ya 127.000 seguidores, y se ha ganado el apodo de "el Hulk iraní" por su enorme figura.

Ahora, el joven cambiará el gimnasio por el frente en Siria, donde, según la   BBC, luchará contra el Isis. “Quiero defender el santuario de los musulmanes chiíes en Siria de Isis y otros atacantes”, dice el joven.

Sin duda, será un refuerzo más que eficaz para el ejército de Al Assad. No todos los días se lucha al lado de un hombre capaz de levantar 175 kilos de peso.

PUB/IAM