El Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación(Icij) es un colectivo de 190 periodistas que en más de 65 países buscan desenterrar delitos internacionales, corrupción y abuso de poder.

Fundado en 1997 por el periodista estadounidense Chuck Lewis y con sede de bajo perfil en Washington, el Icij es una organización sin fines de lucro, con una reducida dotación de colaboradores, financiada por fundaciones y donaciones privadas, según su sitio web, icij.org.

El Icij es dirigido actualmente por el periodista australiano Gerard Ryle, quien emigró a Estados Unidos en 2011 tras recibir 2,5 millones de archivos digitales, un tesoro que derivó en datos sobre 120.000 empresas domiciliadas en paraísos fiscales, en las que estarían implicadas unas 130.000 personas.

Siguiendo el modelo de WikiLeaks, el sitio que ganó notoriedad mundial publicando millones de cables diplomáticos filtrados, Icij se basó en respetados medios de prensa internacionales, como Le Monde, The South China Morning Post, la BBC, el Washington Post, Folha de Sao Paulo y el Sueddeutsche Zeitung para clasificar la información.

Uno de los principales retos de Icij fue la seguridad de la información. Cómo coordinar el trabajo colaborativo de periodistas en todo el mundo, mientras trataba que los datos filtrados -sensibles y confidenciales- estuvieses a salvo de ataques cibernéticos o filtraciones a terceros que habrían comprometido el proyecto.

Para eso diseñó un estricto plan de trabajo, con un nivel alto de seguridad para las plataformas, constante monitoreo del acceso de los periodistas a la base de datos y la cantidad de descargas de documentos, comunicación encriptada, y sistemas de verificación de identidad como Google Authenticator para acceder a los archivos filtrados, entre otras medidas.

"La globalización y el desarrollo imponen una extraordinaria presión sobre las sociedades humanas, que implican amenazas sin precedentes por parte de industrias contaminantes, redes transnacionales del crimen, estados paria y acciones de poderosas figuras en los negocios y el gobierno", advierte el Icij en su sitio web.

Sus equipos lograron exponer operaciones de "contrabando por parte de compañías multinacionales del tabaco y grupos del crimen organizado, investigaron asociaciones militares privadas, compañías (que trabajan con) asbestos y lobistas en (el sector del) cambio climático, innovando con la publicación de detalles sobre contratos para la guerra en Irak y Afganistán", agrega.

-En abril de 2013, el Icij subió a internet una guía "who's who" de individuos y entidades que ocultaban su dinero en paraísos fiscales, describiendo la primicia como "probablemente la mayor colaboración periodística internacional de la historia" hasta ese momento.

"Offshore leaks" expuso la identidad de miles de titulares de cuentas en paraísos fiscales. Entre ellos estaba la familia del presidente de Azerbayán, Ilham Aliyev; el tesorero de la campaña electoral de 2012 de François Hollande, Jean-Jacques Augier, y la esposa de Igor Shuvalov, un hombre de negocios cercano al presidente ruso, Vladimir Putin.

-En enero de 2014, el Icij registró otra primicia, con revelaciones de que la élite china también estaba depositando su dinero en cuentas en paraísos fiscales.

-En noviembre de 2014, el consorcio reveló "LuxLeaks", filtrando documentos que mostraban que cientos de las mayores empresas mundiales, incluyendo AIG, Amazon, Apple, Ikea, Pepsi y Verizon habían alcanzado un acuerdo con Luxemburgo para evadir miles de millones de dólares en impuestos.

-Finalmente, en febrero de 2015, el Icij hizo público "SwissLeaks", revelando un esquema que habría beneficiado a clientes de la sucursal suiza del gigante bancario Hsbc para evadir impuestos en cuentas por 119.000 millones de dólares.

El procedimiento fue revelado en base a archivos robados en 2007 por un empleado que contenían información sobre más de 100.000 clientes.

 

PUB/IAM