El movimiento oficialista ecuatoriano Alianza País (AP), que lleva una decena de victorias electorales consecutivas desde 2006, proclamó el sábado al carismático exvicepresidente  (2007-2013) como candidato presidencial para los comicios de 2017.

"La Revolución Ciudadana debe continuar, la Revolución Ciudadana va a continuar, y creemos que el mejor ecuatoriano para guiar la siguiente etapa de este proceso político ese es increíble ser humano Lenín Moreno Garcés", declaró el mandatario socialista Rafael Correa ante miles de simpatizantes.

"Acepto", replicó Moreno, de 63 años, graduado en administración pública y que sufre una paraplejia que le obliga a movilizarse en silla de ruedas.

AP, en el poder desde 2007 y liderada por Correa, lanzó a Moreno para las elecciones del 19 de febrero durante su quinta convención nacional, celebrada en un estadio de fútbol del sur de Quito y a la que asistieron unos 20.000 delegados del partido.

Con un buen humor y una sonrisa permanente, Moreno, enviado de la ONU para personas con discapacidad y candidato al premio Nobel de la Paz en 2012, se perfila como el favorito para la elección, según algunas encuestas.

El exvicepresidente capta un 49% de la intención de voto frente a 16% del exbanquero de derecha y opositor Guillermo Lasso, quien sería su principal contendor, de acuerdo al sondeo más reciente de la empresa Perfiles de Opinión.

El movimiento creado por Correa cuenta con alrededor de 1,4 millones de afiliados y es la principal fuerza política de Ecuador, que desde 2013 incluso controla el unicameral Congreso.

"Esta es mi última convención como presidente de la república. En la revolución todos debemos ser necesarios pero nadie debe ser imprescindible. Los revolucionarios no empezamos ni terminamos con un cargo público", dijo el gobernante.

Correa, quien asumió la presidencia en enero de 2007 y fue reelegido dos veces, había desistido de intervenir en los próximos comicios para el período 2017-2021.

"Estoy seguro que de ser candidato los derrotaría nuevamente: hay legado, hay conciencia, hay una Patria nueva. Pero mi decisión está tomada. Tengo una deuda con mi familia, y, sobre todo, existen valiosos cuadros de AP que pueden tomar la posta", expresó hace un mes.

Correa, cuya esposa es belga y sus dos hijas mayores estudian en Francia, planea irse a vivir en Europa, por motivos familiares y académicos.