El presidente del gobierno español en funciones, Mariano Rajoy, aseguró que ha declinado el ofrecimiento del rey Felipe VI para someterse a la investidura como nuevo jefe del Ejecutivo porque “en este momento” no está en condiciones de someterse a esa votación, dado que hay “una mayoría acreditada de votos en su contra”.

Rajoy, durante una rueda de prensa en La Moncloa, casa de gobierno, aseguró que en su decisión ha influido la oferta de Pablo Iglesias, líder de Podemos, de formar un gobierno de coalición con Pedro Sánchez, secretario general del Psoe, porque esta opción “contaría con muchos más votos a favor” que la suya y, “sobre todo, muchos menos votos en contra”.

Tras este comunicado, hecho público por parte de la Casa Real, en el que aseguraba que el jefe del Ejecutivo en funciones y líder del PP (derecha) había declinado el ofrecimiento de ser candidato, Rajoy hizo de nuevo unas declaraciones en las que anunció  que no renuncia a ser reelegido y que trabajará en los próximos días para intentar conseguir apoyos con los que presentarse al debate de investidura en el Congreso.

“No renuncio a nada. No he dicho no a mi investidura”, dijo Rajoy, partidario de dar tiempo al diálogo y de intentar lograr apoyos con grupos que respalden “la unidad de España, la soberanía nacional, la igualdad de los ciudadanos y la consolidación de la recuperación económica”.

La renuncia de Rajoy a someterse a un debate de investidura tras esta primera ronda de contactos con el Rey no modifica los plazos previstos en la Constitución y el Congreso para formar gobierno, que sólo empezarán a contar cuando se produzca la primera votación en la Cámara baja.

PUB/FHA