Los equipos japoneses de rescate sacaron de los escombros de una casa a una niña de ocho meses la madrugada de este viernes, más de seis horas después de un terremoto de magnitud 6,5 que dejó nueve muertos en el suroeste de Japón.

En un vídeo de la policía puede verse al bebé tranquilo, con los ojos abiertos, los pies desnudos y en pijama, colocado sobre una manta y llevado delicadamente en plena noche por varios policías y socorristas.

Según los medios japoneses, la niña no sufrió ninguna herida.

Su madre, su abuelo, su abuela y su hermano mayor se encontraban en el salón y la cocina mientras ella dormía en otra habitación, en la planta superior, en el momento de producirse el primer temblor a las 21H26 (12H26 GMT) en la isla de Kyushu, indicó el diario Mainichi Shimbun.

Según el rotativo, los miembros de esta familia de la ciudad de Mashiki, que sobrevivieron todos, intentaron subir para salvar a la niña pero la casa se derrumbó.

Finalmente, un equipo de 50 rescatistas logró sacarla de los escombros este viernes hacia las 03H45 (18H45 GMT del jueves), indicó Kyodo News.

Mashiki, una ciudad de unos 35.000 habitantes, se encuentra cerca del epicentro del sismo.

 

PUB/IAM