El papa Francisco recibió este lunes en el Vaticano con un abrazo fraternal al imán Ahmed al Tayeb de la mezquita Al Azhar de El Cairo, la máxima autoridad del islam sunita, una reunión considerada histórica tras diez años de tensiones.

"Nuestro encuentro de hoy es un mensaje de por sí", le dijo el papa argentino al despedirse con un abrazo del importante líder religioso, con el que se reunió por primera vez en el Vaticano, en su biblioteca privada del Palacio Apostólico.

El encuentro entre el jefe de la Iglesia católica y el influyente líder musulmán es considerado histórico y cierra diez años de tensiones entre la Santa Sede y la Universidad de al-Azhar, la institución más importante del islam suní.

Con este abrazo, el papa argentino quiso abrir de nuevo el diálogo después de la ruptura en 2006 tras las polémicas declaraciones del Papa Benedicto XVI en Ratisbona (Alemania) en las que relacionó la violencia con el islam.

El imán de entonces de Al Azhar fue una de las autoridades religiosas musulmanas más críticas con las palabras del papa alemán, que consideraron un insulto y una distorsión del islam.

"Fue un encuentro cordial, que duró 30 minutos", explicó el Vaticano en un comunicado oficial que precisa que en él se abordaron temas como "el compromiso de las dos grandes religiones por la paz en el mundo, el rechazo a la violencia y del terrorismo".

PUB/CM