El portugués y el francés son conocidos enemigos y es sabido que no se pueden ver. Sus discusiones han