Tras la salida a la luz de la nueva Barbie humana que causaron impacto en el mundo, se publicaron fotografías en la que se muestra cómo era Valeria Lukyanova antes de someterse a las diversas cirugías que la dejaron como una muñeca.

Las imágenes muestran a la rusa como una chica normal, atractiva, de complexión regular, busto normal y no tan delgada.

Desde su descubrimiento ha sido fuertemente criticada en diferentes partes del mundo por su obsesión por parecerse a la famosa muñeca y por su exceso de delgadez.