Los escándalos no paran para Donald Trump. Las expresiones racistas, misóginas y polémicas que ha realizado ahora complican su campaña presidencial