En el show de Jimmy Kimmel, el actor lamentó profundamente el no poder darle un puñetazo en la cara a Donald Trump. Ahora que el republicano es presidente electo, es más que seguro que si De Niro intenta cumplir su deseo iría a la cárcel.