Uno de los aspectos importantes de la guerra es el engaño, un factor en que se encuentra trabajando del Ministerio de Defensa de Rusia con la adquisición de armamento inflable, según revela un reportaje del diario estadounidense New York Times.

La publicación entrevistó a Aleksei A. Komarov, ingeniero militar y supervisor de ventas de Rusbal, firma proveedora de armas inflables para la administración de Vladimir Putin. 

“Si estudias las principales batallas de la historia, se ve que el engaño es el que triunfa. Nadie gana honestamente”, asegura Komarov.

En medio de un ambiente internacional tenso, marcado por el creciente aumento del poderío militar ruso y la arremetida bélica de Putin en Siria, el reportaje deja al descubierto que las Fuerzas Armadas rusas están invirtiendo en la llamada “maskirovka”, que significa en ruso camuflaje, pero que militarmente apunta a una doctrina que engloba las acciones coordinadas para engañar o generar desinformación en el enemigo.

Presencia en la historia

La guerra sicológica basada en el engaño fue ampliamente desarrollada por Estados Unidos y la Unión Soviética durante la Guerra Fría, pero su aplicación más célebre se remonta a la Segunda Guerra Mundial, cuando las fuerzas Aliadas crearon el ficticio I Grupo de Ejércitos de los Estados Unidos, con sede en el sur de Inglaterra. Al frente de once divisiones que nunca existieron en la realidad se posicionó al general George Patton. 

Bajo el nombre de Operación Fortaleza se dispuso de cientos de aviones, tanques y lanchas inflables, con el objetivo de engañar a la Luftwaffe y hacer creer a Hitler que la gran invasión a Francia llegaría por Calais.

El arsenal inflables ruso

La firma Rusbal se dedica a la venta de una amplia gama de productos inflables, que va desde los tradicionales castillos para entretenimiento infantil hasta globos aerostáticos. Pero, además, posee una división especial llamada Rusbal Coy, que se central en la producción de armas inflables, donde se encuentran réplicas perfectas de lanzaderas de misiles S-300P, aviones SU-27 y MIG-31, junto con tanques modelo T-72 y T-80.

 

PUB/AOS