La aviación rusa anunció este sábado la suspensión por un día de todas las salidas de sus aparatos en Siria para apoyar el acuerdo de alto el fuego en vigor desde la medianoche y evitar un error durante los bombardeos.

"El 27 de febrero, no habrá salidas de la aviación rusa en Siria, incluidos los aviones de largo alcance, en virtud de la resolución del Consejo de Seguridad de la ONU para apoyar el acuerdo de alto el fuego ruso-estadounidense que entró en vigor y para evitar un error de bombardeo", declaró Serguei Rudskoi, representante del Estado Mayor de las fuerzas armadas rusas.

Por su parte, el general Serguei Kuralenko, jefe del Estado Mayor ruso para la tregua en la base de Jmeimim, indicó que el cese total de las acciones rusas "no significa que los terroristas del Estado Islámico o del Frente al Nusra puedan respirar tranquilamente".

"Controlamos perfectamente la situación en toda Siria", añadió.

El representante del Ministerio de Defensa indicó que "en estos momentos, las acciones militares en Siria han cesado en 34 poblaciones" de la provincia de Hama.

Añadió que en la provincia de Homs también se han alcanzado acuerdos de cese de hostilidades con comandantes de campo que controlan las distintas poblaciones.

El responsable militar dijo que se está controlando el cumplimiento de la tregua en el territorio sirio con la ayuda de 70 aviones no pilotados.

 

PUB/IAM