El alto el fuego entre el ejército y los rebeldes en Siria, que expiró el lunes tras una semana de relativa calma, sólo podrá reanudarse si "los terroristas" cesan sus ataques contra las posiciones de las fuerzas de Bashar al Asad, afirmó el martes el Kremlin.

"Las condiciones son muy simples: hay que cesar los disparos, los terroristas deben dejar de atacar al ejército sirio. Y desde luego, estaría bien que nuestros colegas norteamericanos no bombardearan más por error a los sirios", dijo a la prensa el portavoz del Kremlin, Dimitri Peskov.

Peskov explicó por otro lado que el ejército ruso investiga las "informaciones" sobre que un convoy humanitario de la ONU fue bombardeado el lunes tras el fin de la tregua en Siria.

Según el Observatorio Sirio de Derechos Humanos (OSDH), 12 empleados de la Media Luna Roja y conductores de camiones, que debían hacer llegar ayuda humanitaria a la provincia de Alepo, murieron en el bombardeo del lunes.

PUB/VJ