Rusia se mostró hoy dispuesta a prolongar otras 72 horas la tregua en Siria, pero llamó a EEUU a presionar a los grupos opositores que violan continuamente el alto el fuego, aduciendo que la situación puede irse de las manos.

"Estamos dispuestos a prolongar otras 72 horas el cese de las hostilidades. Pero esperamos de EEUU medidas firmes sobre los grupos armados bajo su control", dijo el general Víctor Poznijir, subjefe del departamento de operaciones del Estado Mayor ruso, a medios locales.

El general ruso subrayó que el objetivo es que esos grupos opositores "cumplan de manera estricta el acuerdo del 9 de septiembre".

"En el peor de los casos, la situación puede irse de las manos", advirtió.

Subrayó que "la parte rusa, pese a las numerosas violaciones y la falta de progreso en la separación del Frente Al Nusra de la oposición moderada hace todo lo posible para cumplir los acuerdos alcanzados en Ginebra" con EEUU.

El ministro de Exteriores ruso, Serguéi Lavrov, subrayó que la separación de esos grupos armados es "prioritaria" en las relaciones con EEUU.

Por ello, denunció en conversación telefónica con el secretario de Estado estadounidense, John Kerry, que la lista de grupos que se han comprometido con Washington para respetar la tregua incluye a varias organizaciones "abiertamente terroristas".

Por su parte, el portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov, aseguró que Moscú está dispuesto a ejercer su influencia sobre el régimen del presidente sirio, Bachar al Asad, para que cumpla con el acuerdo de alto el fuego.

"Esperamos que los colegas estadounidenses hagan lo mismo", añadió.

Rusia mantiene que el Ejército sirio es el único actor del conflicto que está cumpliendo a rajatabla el alto el fuego.

"En caso de que los terroristas intenten atacar a las tropas sirias, éstas tiene derecho a adoptar medidas de respuesta", agregó Porznijir.

PUB/NL