El 9 de mayo del 2015 en el marco del Día de la Victoria, Rusia dio a conocer en Moscú a su nueva arma de guerra, el tanque T-14 Armata.

La máquina, que es la primera que construye la nación desde el fin de la Unión Soviética, es el orgullo del Kremlin y se esperaba con ansias las primeras imágenes del tanque en acción.

Y el Ministerio de Defensa del país liderado por el presidente Vladimir Putin cumplió con los deseos y dio a conocer un video en donde se ve al Armata en ejercicios de combate gracias a una cámara GoPro instalada en un extremo de su poderoso cañón de 125 mm.

El tanque posee un radar capaz de controlar simultáneamente hasta 40 blancos terrestres y 25 blancos aéreos en un radio de 100 kilómetros.

Además, posee una ametralladora PKT 7.62 mm a control remoto y un sistema de guía por láser de sus misiles una vez que ya estos se encuentren en el aire.

El ejército ruso espera contar un cerca de dos mil Armata para el 2020.

PUB/CM