Las elecciones que dieron hace una semana su tercer mandato consecutivo al presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, fueron limpias y su legitimidad no puede ponerse en duda, dijo hoy el ministro de Asuntos Exteriores ruso, Serguéi Lavrov.

“No tenemos duda acerca de la limpieza de esas elecciones y creemos que es poco inteligente cuestionarlas”, dijo Lavrov al término de la reunión ministerial entre Rusia y el “cuarteto” ampliado de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac), celebrado hoy en la ciudad rusa de Sochi.

El jefe de la diplomacia rusa aseguró que los resultados de los comicios “no se discuten por nadie de la oposición nicaragüense, salvo por su parte marginal”.

El Partido Liberal Constitucionalista (PLC), cuyo candidato, Maximino Rodríguez, fue el principal rival de Ortega en las elecciones del 6 de noviembre, reconoció los resultados,

Otras formaciones opositoras del país renunciaron incluso a presentarse a los comicios, como la Coalición Nacional por la Democracia, que tras fallos de los poderes Electoral y Judicial que devinieron en su anulación decidió no participar en el proceso.

Con el 99,8 % de las mesas electorales escrutadas, Ortega ha conseguido 1.803.944 votos, el 72,5 %, frente al 15 % (373.230) de Rodríguez, su principal rival, según los últimos datos oficiales del escrutinio.

Estados Unidos ha puesto en duda la legitimidad de las elecciones tras criticar la opacidad del proceso electoral, las trabas del Gobierno a la oposición y la decisión de Managua de no permitir la supervisión de los comicios por los observadores internacionales.

PUB/FHA