Virgilio Elizondo, un importante sacerdote hispano desde la década de los 70, se quitó la vida a los 80 años este lunes recién pasado con un disparo en la cabeza. El sacerdote había sido acusado a mediados de 2015 de haber abusado de un hombre en 1983. El sacerdote era un clérigo muy importante para la comunidad hispana en Estados Unidos; en 2000, fue elegido por la revista Time como uno de los principales líderes espirituales del país del norte.

La demanda fue interpuesta en mayo del 2015, y se especificaba que Elizondo junto con otro sacerdote, identificado como Jesús Armando Domínguez, habían abusado de un huérfano de la ciudad en la década de 1980.

Elizondo había negado lo dicho por el hombre. Sin embargo, el caso seguía abierto, sin resolver. Desde que se produjo la acusación, el teólogo se había venido abajo. Incluso, había dejado de hacer clases en la Universidad de Notre Dame, donde era el titular de Teología Pastoral e Hispana.

También tenía un doctorado en el Instituto Católico de París.

PUB/FHA