Las cervezas teñidas de verde corren por la barra de los bares durante la celebración del día de San Patricio, santo patrono de Irlanda. Se trata de una celebración que ha salido de Europa, junto con los emigrantes irlandeses, de tal manera que hoy se viven grandes fiestas también en países como Estados Unidos y Argentina.

Pero no se trata de una simple fiesta. Es una tradición que data desde la muerte de San Patricio, en una fecha estimada entre los años 461 y 493. El nacimiento de este apóstol de Irlanda tampoco está claro, pero su legado e importancia está más que latente.

Tras un encarcelamiento de seis años, presuntamente a manos de piratas, llegó a Irlanda desde el norte de la región de Britania (Gran Bretaña), donde se instaló, convirtiéndose en predicador del evangelio cristiano. Pero más que un cristiano, supo hacer converger las tradiciones del pueblo irlandés con la religión que profesaba, gracias a lo que nació ese sincretismo cultural que caracteriza la fiesta actualmente.

Tras su muerte, la celebración en su honor comenzó a realizarse cada año de forma no oficial, hasta que en 1903 obtuvo el reconocimiento público. Y por eso es que cada 17 de marzo las tradiciones de pueblo Irlandés salen a relucir.

El trébol tiene un significado especial, dado que San Patricio lo utilizó para representar la Santísima Trinidad, un símbolo fuertemente identificado con Irlanda.

Pero no sólo en esa región europea se tiñe todo de verde, con tréboles, cervezas, banderas y canciones. La migración de pueblo irlandés arrastró la fiesta a lugares como Estados Unidos y Argentina, donde una gran comunidad se instaló entre los siglo XIX y XX principalmente.

México, por su parte, tiene una estrecha relación con Irlanda en base de un hecho histórico. Durante la invasión estadounidense en territorio mexicano, un grupo de desertores inmigrantes de las tropas estadounidenses, principalmente irlandeses (también alemanes), formaron una unidad militar de alrededor de 700 personas para combatir, junto al ejército mexicano, contra Estados Unidos. Entre 1846 y 1847, defendieron a México, en nombre de San Patricio, en varias batallas, hasta disolverse definitivamente en 1850.