El presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, artífice del acuerdo de paz con las Farc, se mostró optimista este miércoles sobre lograr el fin de un conflicto armado de medio siglo, tras reunirse con la oposición ganadora del plebiscito que rechazó el pacto con esa guerrilla.

"La paz de Colombia está cerca y la vamos a alcanzar", enfatizó el mandatario en una alocución en la presidencial Casa de Nariño luego de una crucial reunión con su predecesor, Álvaro Uribe, feroz opositor a los diálogos con las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC, marxistas).

Decidido a "buscar caminos para la unión y la reconciliación" luego de que el país quedara polarizado entre el 50,21% que votó contra el acuerdo y el 49,78% que lo respaldó, Santos agradeció a Uribe y al también expresidente Andrés Pastrana, principales promotores del "No", su "buena disposición" para salvaguardar el proceso de paz.

"Con los del 'No', identificamos que muchas de sus preocupaciones están en puntos que requieren aclaraciones o precisiones. Hoy mismo empezamos a trabajar con ellos para concretar esos puntos y resolver sus inquietudes", dijo el presidente sobre el acuerdo sellado el 26 de septiembre con las FARC tras casi cuatro años de negociaciones en Cuba.

"Todo esto deberá, como es natural, ser tratado con la delegación de las FARC en La Habana", dijo el presidente, que al día siguiente del plebiscito envió al jefe negociador del gobierno, Humberto de la Calle, y al Alto Comisionado de Paz, Sergio Jaramillo, a reunirse con sus contrapartes de la guerrilla.

Uribe, en tanto, dejó en clara su distancia con el acuerdo al que el gobierno llegó con el grupo guerrillero. El líder de la oposición en Colombia al pacto se pronunció a favor de una "paz para todos", tras reunirse con su sucesor Juan Manuel Santos.

"Es mejor la paz para todos los colombianos que un acuerdo débil para la mitad de los ciudadanos", dijo Uribe, actual senador y gran triunfador de la votación que por 50,21% no aprobó lo negociado por Santos con las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia durante casi cuatro años en Cuba.

El exmandatario declaró a periodistas que en la reunión con el jefe de Estado se manifestaron "ajustes y proposiciones iniciales, que deberán introducirse a los textos de La Habana para buscar un nuevo acuerdo de paz, que vincule a la totalidad de los colombianos". 

Entre ellos, mencionó "la necesidad" de que el grupo rebelde "cese todos los delitos" y que el gobierno garantice la seguridad de sus miembros, y pidió por "soluciones" jurídicas "inmediatas" para los guerrilleros rasos no vinculados con delitos de lesa humanidad.

También solicitó un "alivio judicial, sin impunidad", para los integrantes de la fuerza pública señalados de cometer crímenes durante el conflicto armado de más de medio siglo.

Y reiteró sus "preocupaciones" por otorgar "impunidad total" y "elegibilidad política" de guerrilleros responsables de delitos atroces.

"El resultado del domingo rechazó los acuerdos pero reafirmó el deseo unánime de paz", agregó Uribe, quien pidió acompañamiento a las Naciones Unidas y  "comprensión y apoyo" a la comunidad internacional en este proceso.

PUB/AOS