El sacerdote brasileño Bonifacio Buzzi, quien el pasado viernes había sido detenido por segunda vez por un supuesto abuso sexual de menores, fue hallado sin vida en su celda, al parecer víctima de un suicidio, informaron hoy fuentes oficiales.

Buzzi, de 57 años, había ido a prisión en 2007, condenado a veinte años por pederastia, pero obtuvo la libertad condicional siete años después por buena conducta.

Sin embargo, la semana pasada fue acusado de abusar sexualmente de dos niños en la localidad de Tres Coraçoes, en el estado de Minas Gerais, y un juez ordenó que regresara a prisión.

Según las autoridades de Minas Gerais, Buzzi fue detenido el pasado viernes y este domingo fue encontrado sin vida en una celda que sólo él ocupaba.

Los responsables del presidio de Tres Coraçoes explicaron que el sacerdote murió por asfixia, provocada por unas sábanas enrolladas en torno a su cuello, por lo que inicialmente han caracterizado el caso como suicidio, aunque iniciaron una investigación al respecto.

El caso de Buzzi fue uno de los muchos citados en un informe sobre abusos sexuales en la Iglesia católica en el que basa el filme "Spotlight", dirigida por el estadounidense Thomas McCarthy y que este año obtuvo el Óscar a la mejor película. 

PUB/IAM