El 2016 comienza a despedirse y lo hace con un gran fenómeno astronómico: una súper luna, fenómeno que no volverá a verse hasta 2034