Una mujer traicionada encontró un aterrador método para hacerle pagar las jugarretas a su novio infiel. Le puso un taser en sus partes privadas.