La cadena de parques temáticos estadounidense SeaWorld denunció este martes a la Comisión Costera de California por aprobar hace dos meses una resolución que le impide criar a orcas en cautiverio en sus instalaciones de San Diego.

El ente gubernamental, encargado de proteger la costa y el Océano Pacífico, aceptó en octubre la petición de la compañía de ampliar las piscinas donde viven estos mamíferos, pero en contrapartida prohibió su reproducción.

"La Comisión Costera de California no tiene ni jurisdicción legal ni la experiencia para determinar el cuidado, alimentación o reproducción de animales mantenidos en cautiverio bajo cuidado humano", señaló la demanda interpuesta ante la Corte Superior de San Diego.

El fin de la reproducción de las orcas condenaría de inmediato el negocio de los SeaWorld, famosos por los espectáculos de estos animales, aunque la compañía ya anunció en noviembre que pondrá fin paulatinamente a estos números.

Tras años de críticas por el supuesto maltrato que reciben los animales, SeaWorld dijo que los sustituirá completamente por atracciones informativas de aquí a 2017.

La empresa sufrió un duro golpe en 2013 con el estreno del documental "Blackfish", que denunció los estragos que sufren las orcas en cautiverio viviendo en tanques reducidos y con poca luz, además de ser sometidas a duros entrenamientos para aparecer en su espectáculo más famoso.

El número de visitantes cayó en picado en los 11 parques repartidos en todo el país, pero especialmente en el de San Diego.

Desde entonces la compañía ha intentado revertir la mala imagen con una nueva campaña de publicidad y descuentos.

PUB/IAM