Diversos medios de comunicación comenzaron a transmitir desde la Estación Espacial Internacional; sin embargo, las transmisiones eran "fake".