La empresa estadounidense SpaceX lanzó con éxito este lunes su cohete Falcon 9 con el fin de llevar 11 satélites a la órbita baja de la Tierra, y luego logró hacer regresar al planeta el primer cuerpo del lanzador, en una operación inédita.

El cohete despegó desde el Cabo Cañaveral, Florida. Unos minutos después del lanzamiento, el primer cuerpo del cohete - que le da su potencia de despegue - se desprendió y comenzó a regresar a la Tierra, mientras que el segundo cuerpo seguía propulsando los satélites hacia el espacio.

Gracias a los motores que amainaron la caída, el primer cuerpo del cohete aterrizó suavemente en posición vertical 11 minutos después del despegue, según se vio a través de las imágenes de la operación difundidas en directo por la empresa del millonario Elon Musk.

"Falcon aterrizó", dijo el comentarista en medio de los gritos de los cientos de invitados que asistieron a la operación desde el centro de comando de Hawthorne, en California.

El segundo cuerpo del cohete logró en los minutos siguientes largar 11 satélites de la compañía de comunicaciones Orbcomm a la órbita baja de la Tierra.

Recuperar el primer cuerpo del cohete Falcon 9 permitirá a SpaceX ahorrar dinero, ya que actualmente los componentes de estos aparatos cuestan millones de dólares y suelen terminar como desechos después de cada lanzamiento.

El 28 de junio, el Falcon 9 explotó sólo dos minutos después de su lanzamiento, destruyendo además su nave de carga no tripulada Dragon con provisiones para los astronautas que viven en la Estación Espacial Internacional (ISS).

PUB/IAM