La legislación de Tailandia, país que tiene dos casos de microcefalia por el virus del Zika, permite abortar a las embarazadas infectadas siempre que el feto padezca esa malformación neonatal, confirmaron hoy fuentes sanitarias.

La microcefalia está considerada como una anomalía contemplada en la ley sobre el aborto, explicaron a Efe fuentes del departamento de servicios médicos del Instituto Nacional para la Infancia Reina Sirikit.

La interrupción del embarazo en Tailandia debe hacerse en las primeras 24 semanas de gestación.

En el caso de que la gestante infectada con zika hubiese superado ese plazo de tiempo, los médicos decidirán el curso a seguir con la paciente caso por caso.

Singapur se encontró a finales de agosto con un brote de zika que en la siguiente semanas causó varios cientos de casos en el país y que saltó a naciones vecinas, como Malasia, Filipinas o Tailandia.

Este virus que recibe su nombre del bosque Zika (Uganda) donde se aisló por primera vez, en 1947, lo transmite el mosquito "Aedes aegypti" y causa síntomas parecidos al dengue.

La enfermedad puede llegar a causar artritis crónica, ha sido vinculado a malformaciones fetales y sus síntomas duran cerca de una semana.

PUB/NL