Los socorristas taiwaneses libraban este domingo una carrera contrarreloj para hallar a más de 120 personas enterradas entre los escombros de un conjunto de apartamentos desplomado tras un sismo que causó 26 muertos, según un balance aún provisional.

En efecto, el balance del terremoto de magnitud 6,4 que golpeó el sur de la isla el sábado a las 04H00 locales (20H00 GMT del viernes) provocando el derrumbe de un condominio residencial de 16 pisos con unas 100 viviendas en la ciudad de Tainan, se agrava a medida que los rescatistas avanzan en sus labores.

Una investigación ha sido abierta sobre la construcción del conjunto, mientras que los supervivientes critican los fallos en materia de seguridad.

El domingo por la mañana, 126 residentes seguían desaparecidos, de los cuales 103 atrapados "muy profundamente" bajo los escombros, según el alcalde de Tainan, William Lai. "No hay forma de llegar directamente a ellos, es muy difícil" explicó.

El trabajo se complica por el hecho de que dos inmuebles fueron aplastados por otros dos edificios vecinos, dijo el alcalde, lo que obliga a consolidarlos antes de proceder a búsquedas.

Según archivos locales, unas 260 personas vivían en este conjunto pero las autoridades creen que había mas de 300 personas en el lugar en el momento del sismo, debido a la cercanía de las festividades del Año Nuevo chino, que congrega a las familias.

Los socorristas buscaban el domingo entre los escombros, exhortando a los sobrevivientes a aguantar mientras se llegaba a ellos. Varios residentes fueron extraídos vivos de los escombros más de 24 horas después del terremoto.

En total más de 250 personas se salvaron, de las cuales 200 fueron rescatadas. Los socorristas usan grúas,  escaleras y perros para detectar y luego extraer a las víctimas.

De las 24 víctimas mortales, 22 se hallaban en el conjunto residencial desplomado, entre ellos un bebé de 10 días y otros dos niños.

"Fallos" en la seguridad

Tras el anuncio de las autoridades de la apertura de una investigación, el alcalde de la ciudad dijo que los supervivientes habían hablado de "fallos" en las normas de seguridad del conjunto residencial, pero sin dar más detalles.

"Consideraremos responsable a la empresa de construcción si ha violado la ley" dijo Lai.

Según la prensa local, la empresa que construyó el conjunto ha cesado sus actividades, y además los habitantes dudaban de la calidad de los materiales utilizados por ella.

Según Yueh Chin-sen, cuya suegra tiene ocho familiares aún atrapados, los residentes se habían quejado de un defecto de construcción.

El sismo se produjo a una profundidad de 10 kilómetros, a 39 kilómetros al noreste del puerto de Kaohsiung, la segunda ciudad del país, indicó el instituto geológico estadounidense (USGS).

Taiwán está cerca del punto de contacto de dos placas tectónicas. En junio de 2013 un temblor de 6,3 en el centro de la isla dejó cuatro muertos y provocó deslizamientos de tierras.

Un sismo de 7,6 grados de magnitud golpeó Taiwán en septiembre de 1999 con un saldo de alrededor de 2.400 muertos.

PB/MC