El presidente interino de Brasil, Michel Temer, y la mandataria suspendida, Dilma Rousseff, expresaron hoy en sendos mensajes sus condolencias con Estados Unidos por la matanza que ha dejado 50 muertos y más de 50 heridos en Orlando (Florida).

Temer, en un mensaje en Twitter, lamentó "enormemente la tragedia" en Estados Unidos y prestó la "solidaridad brasileña" a las familias y víctimas del "atentado".

Rousseff, suspendida de su cargo por el Congreso, también usó las redes sociales para expresar su consternación por la matanza perpetrada esta madrugada por un hombre armado en el club homosexual Pulse de Orlando.

"Estamos viviendo tiempos horribles, tiempos de prejuicios e intolerancia que acaba con vidas humanas", señaló la jefa de Estado suspendida, quien instó a "luchar contra la barbarie".

Rousseff transmitió su pésame "a la familia de las víctimas, al presidente Barack Obama y al pueblo de los Estados Unidos".

En un pronunciamiento realizado este domingo, Obama calificó la matanza de "acto de terrorismo y odio" y subrayó que se trata del "tiroteo más letal en la historia" del país.

PUB/FR