La tensión sigue creciendo entre Rusia y Reino Unido, tanto en el plano diplomático como en el militar. En plena reunión de mandatarios europeos, la primera ministra británica, Theresa May, cuestionó el rol de Rusia en Siria y llamó a tener una rápida y contundente respuesta de parte del bloque. En paralelo, una flota nuclear rusa mantiene en alerta a las armadas de la OTAN, cuando amenaza cruzar por el Canal de la Mancha.

Atlántico al rojo

Una flota rusa compuesta por ocho naves y liderada por el poderoso portaaviones Almirante Kuznetsov inició viaje desde Severomorsk, puerto principal de la Flota del Norte, rumbo a Tartus, Siria. En una actitud considerada por la OTAN como altamente desafiante, el convoy con capacidad nuclear realizó ejercicios militares al norte de Escocia y ahora se dispone a cruzar por el Canal de la Mancha, a millas de las costas del Reino Unido.

La Armada Real británica está en alerta y despachó el destructor HMS Duncan y a la fragata HMS Richmond para interceptar y seguir a las naves rusas. La flota rusa, además es monitoreada por naves noruegas y holandesas.

Ante el seguimiento al convoy que marcha rumbo a Siria, la prensa londinense informa que Moscú ordenó el movimiento de dos corbetas desde Portugal rumbo al Canal de la Mancha por el sur, con la intención de dividir la reacción inglesa.

Para salir al paso de la nueva "jugada" rusa, la Real Armada británica movilizó al destructor HMS Dragon al sector sur del Canal de la Mancha.

El secretario de defensa inglés, Michael Fallon, advirtió que “cuando estos barcos se acerquen a nuestras costas los seguiremos a cada paso. Esto es parte de nuestro compromiso de mantener a salvo a Gran Bretaña”. 

May no baja la tensión

Mientras en el mar se mantiene una alerta y constantes movimientos tácticos, en el plano de la diplomacia, el tono no es mejor.

En momentos en que Londres y Moscú mantienen las peores relaciones desde la Guerra Fría, la primera ministra británica llamó a la Unión Europea a tener una respuesta "fuerte y unida" ante el papel de Rusia en el conflicto sirio, en su primera reunión de mandatarios europeos en Bruselas.

"Es vital que continuemos trabajando juntos con el objetivo de presionar a Rusia para que detenga sus abominables y repugnantes atrocidades en Siria", dijo May. "Debemos mostrar una postura europea fuerte y unida frente a la agresión rusa", agregó. 

 

PUB/AOS