El Partido Conservador ha confirmado este lunes a la ministra de Interior, Theresa May, como única candidata para suceder a David Cameron como líder 'tory' y, en consecuencia, primera ministra británica, lo que la sitúa ya, virtualmente, en el número 10 de Downing Street.

Esto se convertirá en una realidad cuando el próximo miércoles sea nombrada oficialmente primera ministra, según ha anunciado David Cameron.

May se ha quedado sola en las primarias conservadoras después de que su única rival, la titular de Energía, Andrea Leadsom, renunciara a su candidatura para no profundizar la división en las filas 'tories', polarizadas durante la campaña para el referéndum.

La renuncia de Leadsom dibujaba un escenario de incertidumbre porque existía la posibilidad de que el Partido decidiera reabrir las primarias a nuevos aspirantes, ya que un proceso previsto inicialmente para dos meses ha durado apenas una semana.

Los pasos a dar
May, que defendió con reservas la permanencia en ese plebiscito, se define como una candidata unificadora con experiencia demostrada, y este mismo lunes ha anticipado que en ningún momento buscará revertir el resultado de la consulta: "Brexit es Brexit", ha afirmado.

Además, ha adelantado que su Gobierno tendrá tres prioridades: conseguir el mejor acuerdo entre Londres y Bruselas para romper lazos, unir al Partido Conservador y cohesionar Reino Unido.

Esta postura no es nueva, May ya lo dejó claro durante los primeros días del proceso para sustituir a Cameron: "Es un voto definitivo y no se debe volver a intentar unirse a la UE por la puerta de atrás". También ha sido una de las pocas que ha puesto fecha a la activación del artículo 50 del Tratado de Lisboa, con el que se inicia el proceso de separación: no se produciría antes de finales de 2016.

Chris Grayling, portavoz de May, ha dicho que la responsable de Interior se siente "enormemente honrada" por haber recibido la confianza de la mayoría de sus colegas para desempeñar el cargo de jefa de Gobierno.

También ha aplaudido el gesto de Leadsom. "Sus acciones de esta mañana demuestran que es una política decente, de principios, que poner los intereses del país por delante de los suyos. Es una verdadera servidora pública", ha valorado.

"La nueva Margaret Thatcher"
Su postura de consenso llevó al Sunday Times a presentarla, cuatro días antes del referéndum, como "la única figura capaz de unir a las facciones rivales del partido" conservador.

May , que es a menudo descrita como "la nueva Margaret Thatcher", comenzó su carrera política en 1986 después de estudiar en la Universidad de Oxford y trabajar brevemente por el Banco de Inglaterra.

En esa fecha fue elegida concejal del distrito londinense de Merton. En 1997, se convirtió en diputada conservadora por el distrito próspero de Maidenhead, en Berkshire (sur de Inglaterra).

De 2002 a 2003 fue primera mujer en ocupar el cargo de secretaria general del partido conservador.

De 1999 a 2010 ocupó diversos cargos en el gabinete de portavoces conservador, cuando el partido estuvo en la oposición.

Con la elección de Cameron como primer ministro en 2010, fue designada ministra de Interior, cargo que sigue ocupando seis años después, y tras una nueva victoria electoral conservadora.

El Daily Telegraph la describía "como la mujer más importante de la política nacional", gracias a "una determinación feroz y a la negativa a reprimir su gusto por los zapatos de estampado de piel de leopardo", parte de un aspecto siempre muy elegante.

Casada desde 1980 con Philip John May , un banquero, no tiene hijos, le encanta dar paseos y cocinar, y ha ganado protagonismo en el gobierno por su línea implacable contra el crimen. Es protestante practicante, pero se ha manifestado a favor del matrimonio homosexual.

PUB/IAM