El senador por Virginia Tim Kaine desmontó ayer al candidato republicano a la Casa Blanca, Donald Trump, durante su discurso de aceptación como aspirante a la vicepresidencia de EEUU en la Convención Demócrata, donde llegó a imitar los ademanes del magnate.

Kaine subió al escenario, primero para aceptar "humildemente" ser el aspirante a la vicepresidencia por su partido junto a la candidata presidencial Hillary Clinton y después, para atacar al multimillonario inmobiliario despreciando sus promesas vacías y su egoísmo.

"¿Saben en quién no confío? En Donald Trump. El tipo que promete mucho. Pero seguramente se habrán dado cuenta, tiene el hábito de decir las dos mismas palabras justo después de hacer sus mayores promesas. Saben a qué dos palabras me refiero: 'Believe me' (Créanme)", dijo el ya aspirante a la vicepresidencia.

"Va a ser maravilloso, ¡créanme! Vamos a construir un muro y México va a pagar por él, ¡créanme! No hay nada sospechoso en mi declaración de la renta, ¡créanme!", se mofó el senador sobre las maneras del multimillonario cuando se dirige a sus seguidores y su reticencia a hacer públicos sus impuestos.

Pero detrás de su rostro amable, Kaine desmontó una a una las promesas de Trump, quien, advirtió, nunca explica cómo logrará materializar.

"Pequeños empresarios como mi padre le creyeron cuando dijo que les pagaría por construir un casino en Atlantic City. Ellos hicieron el trabajo, pusieron el yeso, pulieron el hormigón. Pero un día después de la apertura, Trump presentó una declaración de bancarrota y se fue con millones (de dólares)", relató Kaine.

El senador, quien horas antes fue nominado por aclamación por los compromisarios demócratas reunidos en el estadio Wells Fargo, también utilizó ese momento privilegiado para destacar las virtudes de Hillary Clinton, con quien desde hoy comienza una carrera de fondo para ganar las elecciones de noviembre.

"Hillary Clinton y yo somos compañeros del alma", dijo en su fluido español, que aprendió cuando de joven decidió dejar sus estudios de Derecho en Harvard e irse con un grupo de misioneros jesuitas a Honduras.

"Compartimos un credo: hacer todo el bien que sea posible. Servir el uno al otro. De eso estoy hecho. De eso estamos hechos. De eso está hecho Bernie Sanders. De eso está hecho Joe Biden. De eso están hechos Barack y Michelle Obama. De eso está hecho Hillary Clinton", afirmó entre aplausos, en un guiño a la unión del partido.

Quien puede ser el próximo vicepresidente de Estados Unidos calificó a la ex secretaria de Estado como una persona "constante" en sus batallas, sobre todo en su lucha por dar prioridad a los derechos de los niños y las familias, "tanto en la victoria como en la derrota", desde dentro o desde fuera del servicio público.

"Y no son solo las palabras con Hillary, son logros. Ella da", dijo el compañero de Clinton, enumerando sus luchas tanto como senadora por Nueva York como al frente de la diplomacia estadounidense.

Kaine, de 58 años y padre de tres hijos, advirtió de que el próximo mandatario del país "se enfrentará a numerosos retos", por lo que es "mejor elegir a un candidata que ya ha demostrado en que se puede confiar", que "está lista".

El senador cerró su intervención, en la que fue interrumpido por vítores en español de "sí se puede", explicando a los asistentes la polisemia de la palabra "lista" en castellano, con la que le gusta referirse a Clinton.

"Uso la palabra 'lista' por una razón en concreto. Cuando viví en Honduras aprendí que el mejor cumplido que le podías hacer a alguien era decirle que estaba 'listo', 'ready'. No en el sentido de 'inteligente', 'smart'. No 'amable', 'friendly'. Sino listo", relató.

"Porque listo en español significa preparado, probado en combate, sólido, dispuesto a todo, que nunca se rinde. Y Hillary Clinton está 'lista'", reiteró entre aplausos.

Unos minutos tarde, tras su turno de palabra, llegó el momento del actual presidente, Barack Obama, quien, en un discurso plagado de "esperanza" y "optimismo" para Clinton, también tuvo palabras para Kaine.

"En caso de que duden acerca de su juicio (el de Clinton), miren su elección de compañero", dijo el mandatario.

Kaine "es un hombre tan bueno, tan humilde y comprometido con el servicio público como nadie que conozca. Será un gran vicepresidente y va a hacer mejor presidenta a Hillary, al igual que mi querido amigo y hermano Joe Biden me ha hecho mejor presidente a mí", dijo.

 

PUB/IAM