Una de las leyendas más repetidas a lo largo de los años es sobre el tesoro que estaría escondido en algún rincón del mundo, el cual contendría el oro robado por el líder nazi Adolf Hitler.

El botín sería de 100 millones de libras de oro, por lo que muchos caza recompensas han intentado con malos resultados encontrarlo.

En ese sentido, la teoría más comentada es que el tesoro estaría en alguno de los túneles que se ubican en los campos de refugiados de Polonia, pero jamás se han hallado pistas que avalen esto.

Por lo mismo, el buzo británico Phil Sayers aseguró que el botín no se encuentra en dicho lugar, sino que en el Wilhelm Gustloff, el llamado "Titanic nazi".

Este imponente barco tenía un tamaño de 208 metros de eslora y 23 de manga, y comenzó su andadura como crucero de lujo en 1939, para luego ser utilizado como buque hospital en la Segunda Guerra Mundial.

Su última estación fue el Mar Báltico, en donde un submarino soviético lo hundió mientras trasladaba a un grupo de refugiados alemanes. En esas frías aguas en donde Sayers quiere buscar el oro.

Según informa el Daily Star, el buzo inglés descendió hasta el buque en 1988 y observó unas enormes cajas al interior de una habitación enrejada. En dicho lugar, según sus palabras, es en donde estaría el cargamento.

PUB/CM