En una extensa carta abierta dirigida al presidente venezolano, Nicolás Maduro, Almagro advirtió que con sus decisiones los magistrados se extralimitaron en sus funciones y ponen en peligro incluso el "sustento de la convivencia" en ese país petrolero ya asfixiado por la polarización y una severa crisis económica.

"Todo aquello que signifique impedir a un solo diputado asumir su banca es un golpe directo a la voluntad del pueblo", escribió el titular del organismo hemisférico en la misiva, en la que aboga contra cualquier medida que busque "interpretar y/o distorsionar lo que éste ha expresado en las urnas".

La Sala Electoral del Tribunal Supremo de Justicia, según la oposición alineado con el gobierno, anuló el lunes todos los actos del nuevo Parlamento mientras sigan incorporados tres diputados opositores del estado de Amazonas (sur), cuya elección fue suspendida temporalmente por ese órgano en diciembre al admitir una impugnación presentada por el partido de gobierno.

La corte también consideró en desacato a la directiva opositora del Parlamento, que, desafiante, juramentó a los tres legisladores a pocos días de instalarse el 5 de enero. Enterrando casi 17 años de hegemonía chavista en el Congreso, la alianza opositora MUD obtuvo una mayoría de dos tercios (112 de 167 curules) con la que se propone buscar una vía para cambiar al gobierno, aprobar una amnistía y reformas económicas.

Denunciando hostigamiento contra opositores y violaciones a la soberanía popular y a la independencia de los poderes públicos, Almagro describió en ese escenario un panorama de bloqueo institucional y mayor polarización que profundizan la crisis política y económica.

"Todo eso constituye lo que la doctrina conoce como erosión de la democracia, que contraviene los pilares fundamentales de la Organización" de Estados Americanos, señaló.

- Regreso al siglo XIX -

En su carta de siete páginas, Almagro arremetió contra magistrados que "arrastran en sus espaldas militancia política" y denunció que el tribunal se extralimitó en sus funciones y se apartó de su deber de "preservar la voluntad de los electores".

"La Sala Electoral en su aplicación jurídica hace retroceder dramáticamente el derecho al siglo XIX", enfatizó.

Emplazando directamente a Maduro, el titular del organismo lamentó que "su gobierno decidió integrar las instituciones en función de la política partidaria", lo que "hace presuponer" que las decisiones que de ellas emanen tienen un contenido político.

A pocos días de abandonar el Congreso, la mayoría chavista de la anterior legislatura designó 13 magistrados del TSJ, que la oposición recusó.

"El chavismo no puede significar división o fractura cuando una sociedad se decide a construir sus instituciones en función de la dignidad humana", señaló en referencia al proyecto socialista fundado por el fallecido mandatario Hugo Chávez, padre político de Maduro.

Pero Almagro concluyó la carta seguro de que el presidente venezolano "cumplirá con su palabra y permitirá que se encaminen las acciones para el restablecimiento del equilibrio de poderes, el respeto por la voluntad del electorado".

- "Más preocupantes" -

Almagro, quien logró ser elegido secretario general de la OEA con el apoyo de Caracas, acumula una serie de amargos intercambios con Venezuela, actual presidenta del Consejo Permanente del organismo, en Washington.

Al criticar lo que denominó un ambiente de "miedo" antes de las elecciones de diciembre, el diplomático uruguayo provocó la ira de funcionarios venezolanos. Maduro llegó a referirse a él como "esa basura".

Luego que el ente electoral venezolano descartara una misión de observación de la OEA para esos comicios, Almagro respondió con una carta abierta de 16 páginas a la presidenta de ese organismo que generó airadas reacciones en Caracas.

En aquella misiva el titular de la OEA enumeró una serie de irregularidades de cara a las elecciones.

Pero las decisiones del tribunal de Justicia contra los parlamentarios opositores "son todavía más preocupantes", señaló en la carta a Maduro.

 

PUB/IAM