El nieto de Fidel y sus contemporáneos muestran que en Cuba sí hay moda. Una que muestra las grietas del régimen ideológico que impuso su abuelo y el contraste simbólico e irónico de la vida de muchos cubanos de a pie.