Una mujer sueca de 60 años de edad, cuyo nombre no ha sido revelado, había superado antes un cáncer de mama y recibió la noticia de que la enfermedad había vuelto. Tras someterse a quimioterapia y otros tratamientos que le provocaron dolores en los huesos, una vértebra aplastada y leve daño en el cerebro, los médicos descubrieron que el segundo diagnóstico era incorrecto.

Poco antes de detectar el error, la mujer recibió una nueva dosis de radiación y cortisona.

Esta semana, empleados del hospital Gävle confesaron a la prensa sueca que hace dos años les pareció detectar tumores malignos en la paciente, pero que este hallazgo había sido una equivocación, según recoge Russia Todoay.

“Estamos muy apenados por este incidente. Ojalá nunca hubiera pasado”, dijo el médico Lars-Göran Holtby.